ENERGÍA VITAL

QI GONG

PARA LA SALUD, VITALIDAD Y EL BIENESTAR INTEGRAL

En su sentido práctico, el Qigong se orienta particularmente a mantener la salud y la vitalidad, mejorar las artes marciales y la fuerza interna; entrenar las facultades mentales y realizar la plenitud espiritual. Los intereses del Qigong son en realidad ilimitados, puesto que el Qi (Chi) es la esencia misma de la más pequeñísima partícula sub atómica, del hombre y del Universo infinito.

GRAND MASTER WONG KIEW KIT

Aenean consectetur ipsum ante, vel egestas enim tincidunt quis.

 Qi Gong (Chi Kung)

Qi Gong, arte milenario de origen chino que significa “arte de cultivar la energía vital,” es practicado hoy por hombres y mujeres de estado, líderes, altos ejecutivos e intelectuales de primer nivel, para mantenerse saludables, desarrollar mayor vitalidad, conseguir mayor claridad mental y reducir de manera significativa el estrés, entre otros aspectos.

El chi o qi es la energía que fluye en el cuerpo humano, la fuerza vital que hace que podamos pensar, sentir, movernos, existir. Al interior de un cuerpo se manifiesta como energía vital, fuera de él como energía cósmica. Al igual que el flujo sanguíneo en el ser humano, tiene un recorrido, unos centros fundamentales y unas funciones específicas.

15 MINUTOS DIARIOS

Simple, directo y efectivo…

En China el Qi Gong constituye el núcleo del sistema para el cuidado de la salud pública y el desarrollo personal, y más de doscientos millones de personas lo practican a diario en ese país. La terapia Qigong se aplica con éxito en programas hospitalarios en Europa, EEUU y Canadá en la cura de enfermedades crónicas degenerativas y en la reducción y control del estrés y la maximización de los rendimientos en el ámbito corporativo.

Existen varios tipos de Qigong de diferentes niveles. El Shaolin Qigong es considerado el de más alto nivel por su gran eficacia. Practicado por las élites imperiales de la China milenaria, el  Shaolín Qigong es un sistema de ejercicios simples y eficaces que, mediante la sincronía de movimientos corporales, respiración y conciencia, inducen al relajamiento físico y mental, activa y regula un intenso flujo de energía vital.

No se trata de una filosofía mística o religiosa, sino de una práctica que produce un profundo bienestar en la vida cotidiana gracias a la toma de conciencia y el manejo del fluir orgánico de la energía vital, sin afectar creencias ni estilos de vida. Previene la enfermedad, restablece la salud y aumenta sensiblemente la vitalidad. Simultáneamente, su práctica potencia el intelecto y la creatividad, aumenta el vigor sexual, cultiva la serenidad y el gozo espiritual, induciendo a una feliz longevidad.