Nuestra energía vital es uno de los tesoros más preciados que tenemos.

A veces no somos consciente de ello o a veces damos por sentado que siempre está ahí, sin darnos cuenta que existen diversos factores que bloquean ese flujo natural.

Existen innumerables fuentes de carga y descarga de esa energía vital, pero primero que nada es importante limpiar nuestros canales por los que nuestra energía vital circula. Si no tenemos limpias las “tuberías”, no importa cuánta energía obtengamos de manera natural o artificial, nuestra energía se va a quedar estancada en alguna parte, originando desajustes físicos, emocionales y mentales.

Una de las prácticas más efectivas, simples y directas que he encontrado es practicar Chi Kung Shaolin. Es por eso que ahora me dedico a compartir este arte milenario que nos ayuda a recuperar  nuestra salud, nuestra vitalidad, nuestra fuerza interna, nuestra claridad mental y nuestra conexión espiritual.

A veces es fácil y obvio ver o sentir cuando tenemos un bloqueo energético: estar siempre cansado, con niveles altos de estrés, estar enfermos o emocionalmente desajustados; tener dificultad para concentrarnos, etc., etc. … pero también el que nuestras funciones básicas como dormir bien, tener buen apetito, gozar la vida, estar alegre, ser efectivos con nuestro tiempo, tener la capacidad de concentrarnos, poder disfrutar de un buen concierto, tener fuerza para ejercitarnos, tener ganas hacer las actividades que más nos gustan, abrir nuestro corazón, tener la capacidad de servir y ayudar a los demás, realizarnos al máximo en nuestra profesión, ir más allá de nuestros límites, tener la paciencia y la capacidad de lidiar con los pequeños o grandes contratiempos que se nos presentan en el día a día dependen también de nuestra capacidad de recarga y administración de nuestra energía vital.

Limpiar, cuidar y nutrir nuestra energía vital es la base de cualquier modelo de desarrollo personal. Ser ricos y abundantes en energía vital nos abrirá la puerta a cualquier cosa que nos propongamos.

El estrés de las grandes ciudades, la calidad del aire, la comida rápida y llena químicos, la violencia, el miedo, la inseguridad, las preocupaciones y la enfermedad nos afecta tremendamente, pero hemos llegado a pensar que no podemos hacer nada o que es “normal” vivir así. Yo creo que siempre es un buen momento para recuperar y tener en nuestras manos, la responsabilidad de nuestro bienestar integral.

Los chinos tienen una frase que me encanta y es que para desear buena suerte a alguien le dicen: Hao Yun Qi, que significa: Que tengas buena circulación de chi o energía vital. Si tienes una buena circulación de energía, puedes hacer y lograr todo lo que te propones.

No basta con pensar positivo, es necesario ocuparnos en recobrar un buen flujo de energía en nuestras manos.

Hao Yun Qi para todos!!